Un sendero es ese camino que se abre principalmente por el reiterado tránsito de personas o animales. Gracias a la repetición se crea una huella temporal en el paisaje, una muesca.
Si olvidamos el camino la marca desaparece, la naturaleza despliega sus ramas y la pista se pierde. Encontrar una senda y aceptar su invitación a pasear hacia lo desconocido es reencontrarnos con la parte íntima de una naturaleza a veces agreste.

No se permite la reproducción, publicación o reubicación de ningún contenido de este sitio sin un permiso expreso previo por escrito. Por favor use el formulario de contacto para más información.