En aquellos lugares en los que no hay intervención del hombre la naturaleza se abre camino, salvaje, y agreste.
La vegetación unas veces nos deja visitarla, pero otras nos llega incluso a cerrar el paso.
Es una creación de oscuridad y luz, que se comunica y manifiesta que nos sobrevivirá a todos. Inmortal y eterna.