Santuario de Fátima

Todos los años, más de cinco millones de personas pasean por las calles de Fátima. Aquí muestro un pequeño ejemplo.

Fátima

Gente de todos los rincones se acercan hasta Fátima en busca de ayuda. El sol es abrasador y el calor casi insoportable.

Fátima

Las esperas en la explanada del Santuario.

Fátima

En ocasiones es necesario echarse a un lado para dejar sitio al resto de los peregrinos.

Fátima

Caras serias, pacientes. Todo el mundo en silencio. Impresiona ver una masa de gente tan callada.

Fátima

Llegar de rodillas al santuario es una forma muy común de cumplir una promesa.

Fátima

Fátima

La gente que nos cruzamos por el Santuario busca una ayuda que no han podido encontrar por otros medios.

Fátima

Siempre hay un momento y un lugar para el descanso. Totalmente necesario.

Entrada al Santuario Fátima

Por todos los accesos del Santuario la entrada de autobuses repletos de visitantes es constante.